Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Almejas a la marinera

INGREDIENTES
PREPARACIÓN

- 500 gramos de almejas grandes
- 3 dientes de ajo grandes
- 50 ml de aceite de oliva (5 cucharadas)
- 50 ml de vino blanco (5 cucharadas)
- 50 ml de agua (5 cucharadas)
- 1 cucharada pequeña con harina de trigo
- 1/2 cucharada pequeña con pimentón dulce
- sal
- perejil (opcional)
 


Limpiamos bien las almejas para quitarle toda la arena posible. Las ponemos en un cacharro bien tapadas con agua y un par de cucharadas de sal para dejarlas en remojo de 2 a 3 horas.
Si no tenemos tiempo déjalas al menos media hora. Pasado este tiempo escurrimos, enjuagamos bajo el grifo y volvemos a escurrir. Si ves alguna almeja rota mejor tirarla por si está muerta y estropea el resto del plato.
En una sartén grande (para que las almejas no se amontonen) ponemos todas las almejas bien escurridas y los 50 ml de agua. Ponemos a fuego medio y tapamos (si la tapa es de cristal mejor, así podemos ver cuando se abren). Dejamos al fuego hasta que se abran todas las almejas meneando la sartén para que todas reciban el calor por igual.
Cuando la almejas estén abiertas las pasamos a un bol y las tapamos con un paño húmedo (no chorreando) para que no se sequen. Colamos el caldo que queda en la sartén con un escurridor de tela o con gasas de malla muy fina para quitar la arena que hayan podido soltar las almejas. Esto es especialmente importante si no pudimos tener las almejas en remojo demasiado tiempo. Reservamos el caldo.
Pelamos los ajos y los cortamos en rodajas. En una sartén limpia ponemos el aceite y los ajos a fuego medio. Dejamos que el ajo tome color poco a poco, es importante que se doren pero sin que se quemen.
Cuando el ajo esté dorado apartamos la sartén del fuego, esperamos 10 segundos y añadimos (en este orden) primero la harina y luego encima de ésta el pimentón. Removemos bien, añadimos el vino y ponemos de nuevo al fuego.
Ahora hay que dejar que el alcohol del vino se evapore poco a poco, así que deja a fuego medio bajo y cuando lleve 5 minutos prueba la salsa con una cuchara, si notas un sabor extraño (es el alcohol del vino) deja un rato más y luego vuelve a probar.
Cuando el vino esté bien reducido (y no sepa a alcohol) añade el caldo que tenemos reservado de cuando abrimos las almejas. Deja a fuego medio que se reduzca y cuando le falte poco para estar con el espesor que a ti te guste prueba de sal.
Normalmente no hace falta añadir nada pero si ves que lo necesita añade una pizca de sal con la punta de los dedos. Ahora añade las almejas para que tomen calor y se de perejil fresco bien picado.mezclen con la salsa y espera a que termine de espesar ésta.
Si quieres puedes espolvorear un poco